Blog¿Cómo hago un viral?

Si te gustó esta nota compartila en tus redes

 

Está claro que todos queremos que nuestros contenidos se viralicen. De hecho, si tienes o trabajas en una agencia, es probable que tus clientes te hayan pedido “Quiero un viral” 

 

 

Personalmente creo que es bastante impredecible y también depende del contexto: ¿Qué otras cosas andan en la vuelta en ese momento? 

 

Pero  Jonah Berger investigó sobre los factores que hacen que algunas cosas sean más compartibles que otras y  los agrupó en su libro Contagioso

 

Los 6 aspectos que cita son: moneda social, activadores, emoción, visibilidad, valor práctico y buenas historias. 


Berger dice que del mismo modo que las recetas requieren azúcar para endulzar algo, los contenidos necesitan ciertos ingredientes para pasar a ser ampliamente divulgados, o compartirse a través del boca a boca.

 

Principio 1: Moneda social

A todos nos gusta gustar. El deseo de la aprobación social es una motivación humana fundamental. Y aquello de lo que hablamos📣 o escribimos✍🏼,  influye en la imagen que los demás tienen de nosotros. Por eso nuestros contenidos, son una moneda social. Si compartimos  cosas interesantes, para otros, somos personas interesantes. Si compartimos cosas entretenidas, otros nos consideran personas graciosas o con sentido del humor.  

 

Principio 2: Activadores

Los activadores son como pequeños recordatorios de conceptos e ideas relacionados. La moneda social hace que la gente hable, pero los activadores hacen que sigan hablando. Por eso idealmente nuestros productos e ideas tienen que aprovecharse de los activadores existentes. Por ejemplo, un contenido utiliza un grupo musical conocido, y puede suceder que cuando una persona escuche a ese grupo en la radio📻, le venga a la cabeza el contenido de dicha marca. O que vaya por la calle cantando la canción que ese grupo creó para la marca. 

 

Principio 3: Emoción

Los contenidos contagiosos por naturaleza evocan alguna clase de emoción. Algunas emociones hacen que compartamos más y otras menos, por lo que tenemos que escoger las emociones adecuadas que queremos provocar. 

Según Berger, una de las emociones que más provoca el compartir es el sobrecogimiento que es algo así como una unión de asombro, fascinación y éxtasis. En general, podemos decir que lo que genera sorpresa😱, tiende a ser más compartido.

 

Principio 4: Visibilidad

Si eres como la mayoría de personas 🙋🏽‍♀️🙋🏽‍♂️, seguramente seguirás la eterna regla general: buscar un restaurante lleno de gente. Las personas a menudo imitan a quienes están a su alrededor. Se visten igual que sus amigos, eligen los platos que prefieren otros comensales, y reutilizan las toallas de los hoteles más veces cuando creen que otros hacen lo mismo. Hacer que las cosas sean más visibles hace que sean más fáciles de imitar, lo cual conlleva que tengan más probabilidades de hacerse populares. A veces el hecho de que un contenido sea compartido por un influencer, hace que muchos otros lo empiecen a compartir.

 

Principio 5: Valor práctico

Resulta que si algo es útil se comparte más, porque las personas quieren ayudar a otras. ¿Cómo podemos crear contenidos que parezcan útiles? A las personas les gusta ayudar a los demás, así que, si logramos demostrarles que nuestros productos o ideas ahorran tiempo⏰ y dinero💰, o mejoran la salud, harán correr la voz.

Y además, transmitir información útil también estrecha los vínculos sociales.

Si vemos una oferta extraordinaria no podemos evitar hablar de ella o comunicársela a alguien a quien creemos que le será útil.

 

Principio 6: Historias

Ya lo sabés, La gente no sólo intercambia información, sino que cuenta historias. Sin embargo, igual que sucede en la narración épica del caballo 🐎 de Troya, las historias son recipientes que transportan moralejas y lecciones. Tenemos que construir nuestros propios caballos de Troya, insertando nuestros productos e ideas en historias que la gente quiera contar. Tenemos que hacer que nuestro mensaje esté tan integrado en el relato que la gente no pueda explicar la historia sin él.

 

¿Listo para intentar que tus contenidos sean contagiosos? 

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Raquel Oberlander

avatar
Empecé a trabajar en Marketing Digital cuando no había wi-fi, ni Redes Sociales. En 1999, creé Mundobebe.com, la primera comunidad para madres hispanoparlantes. Más de 20 años después condensé todo mi expertise en el modelo AVC: Atraer, Vincular y Convertir para ayudar a empresas y emprendedores a subirse al tren de la transformación digital, y rentabilizar sus negocios, sin caerse en el intento. Apasionada por el marketing de contenidos, creé CMM, la primera plataforma en español sobre este tema. En 2021, publiqué un nuevo libro “Sin Contenidos no hay Marketing (Digital)” en el que comparto el proceso para hacer marketing de contenidos mediante mi modelo HEPIC 10. ¡Y que ya llegó al top 3 como libro de negocios en español en Amazon!💪🏻

Si te gustó esta nota compartila en tus redes

Built by Joaquín Mayer